Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832)

“Yo acabé por no escucharle, meciéndome en un mar de sueños, con súbito movimiento, apoyé el cañón de una pistola sobre mi frente, más arriba del ojo derecho. ‘Aparta eso —dijo Alberto, echando mano a la pistola—. ¿Qué quieres hacer?’ ‘No está cargada’, contesté. ‘¿Y qué importa?, ¿Qué quieres hacer?’ —repitió con impaciencia—. ‘No comprendo que haya quien pueda levantarse la tapa de los sesos. Solo pensarlo me horroriza’.

‘¡Oh hombres!’ —exclamé— ‘¿no sabréis hablar de nada sin decir: esto es una locura, eso es razonable, tal cosa es buena, tal otra es mala? ¿Qué significan todos estos juicios? Para emitirlos, ¿habéis profundizado los resortes secretos de una acción? ¿Sabéis distinguir con seguridad las causas que la producen y que lógicamente debían producirla? Si tal ocurriese, no juzgaríais con tanta ligereza’. (…) ‘¡Oh hombres de juicio!’ —exclamé sonriéndome—. ‘¡Pasión! ¡Embriaguez! ¡Demencia! ¡Todo esto es letra muerta para vosotros, impasibles moralistas! Condenáis al borracho y detestáis al loco con la frialdad del que sacrifica, y dais gracias a Dios, como el fariseo, porque no sois ni locos ni borrachos. Más de una vez he estado ebrio, más de una vez me han puesto mis pasiones al borde de la locura, y no lo siento, porque he aprendido que siempre se ha dado el nombre de beodo o insensato a todos los hombres extraordinarios que han hecho algo grande, algo que parecía imposible. Hasta en la vida privada es insoportable ver que de quien piensa dar cima a cualquier acción noble, generosa, inesperada, se dice con frecuencia: ‘¡Está borracho! ¡Está loco!’ ¡Vergüenza para vosotros los que sois sobrios, vergüenza para vosotros los que sois sabios!'”.

Extracto de la novela “Las Desventuras Del Joven Werther” (1774)

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

1 Comentario

  1. Goethe es una de mis figuras mas admiradas, como decirlo…la ultima vez que lei algo de fausto aun lo que me transmite con los que escribe se vuelve fruto solo a veces en una elevacion del espiritu que aparece solo si yo me esfuerzo en entenderlo o crearlo como si lo hubiera escrito yo para entenderlo. Como si tambien a veces como recuerdo de la primera vez que lo lei representara una gloria celestial y material y un reflejo de una en la otra que es bella pero que puedes estar observandola y de repente parecerte quieta cuando antes estaba en movimiento. Hay algo que no fuera este hombre? De oficios y cosas que aprendio. Por eso la primera vez que lo leia me preguntaba de los misterios de la realizacion espiritual. Y hoy que para mi veo todo lo bueno que esperaba asi como los vacios e incoherencias a veces fruto de tocar un punto bajo, me pregunto si respeto tanto a Goethe porque cuando hablaba de las voces del pasado, (creo que en el prologo de fausto) no anhela de esta forma con valor el alma sus seres queridos y el espiritu de realizarse en contra del obstaculo derribador de la vida, a pesar de sentir eso, el los aclama y los habla en recuerdos, simbolo tambien de su espiritu de realizarse. Por esto es una de las figuras que mas respeto, porque para mi que todavia no he encontrado respuesta a muchas preguntas acerca de esto, el tiene el valor y el alma de ser asi.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *