Lord Byron (1788-1824)

“No amé al mundo, ni el mundo me quiso a mí. No adulé sus jerarquías, ni incliné paciente rodilla a sus idolatrías.

No he forzado sonrisas en mis mejillas, ni gritado adorando un eco; entre la multitud no me contaron como uno más. Estaba con ellos, pero no era de ellos.

Estuve y estaré solo, recordado u olvidado”.

“Childe Harold”, Canto III, CXIII.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *